INTRODUCCIÓN

Después de haberse arrepentido de sus pecados y haber aceptado por la fe a Jesucristo como salvador, habiendo de este modo nacido de nuevo, el creyente debe recibir "instrucciones bíblicas", a fin de conocer y comprender mejor su nueva vida en Cristo, como también las doctrinas, normas y reglas bíblicas que gobernarán esa nueva vida.

Nuestro Señor Jesucristo ordena enfáticamente que los recién convertidos sean doctrinados y enseñados. Mat. 28:19,20; Mar. 16:15.

En Obediencia a este precepto del Señor, los apóstoles enseñaban y doctrinaban a los recién convertidos. Hech. 2:40-42; 3:12; 19:9,10; 20:20.

los apóstoles a su vez ordenaron a todos sus sucesores a instruir a los nuevos. 2 Tim. 2:1,2; 4:2.

Aquellos creyentes que se interesan por aprender las doctrinas bíblicas, estarán "siempre preparados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que le demande razón de la esperanza que hay en nosotros" 1 Ped. 3:15. Tendrán una base sólida para su fe y conducta. 2 Tim. 3:16,17. Gozarán del amor de Cristo. juan 14:15,21,23; 15:10. Disfrutarán de la verdadera libertad. juan 8:31,32; Rom. 8:1.

PREGUNTAS

  1. ¿Qué debe hacer el recién convertido?
  2. ¿con qué propósito?
  3. ¿Son mandamientos del Señor las "instrucciones bíblicas?
  4. ¿Qué bendiciones se obtienen del estudio bíblico?